Entrevista de autora en Poemas del Alma

Por estas horas, Marisol Pérez Urbano está preparándose para asistir en suelo madrileño a la presentación de una obra desarrollada por Víctor Sampedro Blanco que se titula “Voces del 11-M. Víctimas de la mentira”. Al respecto, es importante señalar que esta profesora y autora instruida en Filología Hispánica es mamá de Rodrigo, una de las tantas víctimas de los atentados que se produjeron en la capital de España el 11 de marzo de 2004.

A raíz de esa tragedia que marcó un antes y un después en su existencia, la escritora terminó publicando “Dinos dónde estás y vamos a buscarte”. Claro que su producción también abarca a “Nina” y a “Barrio 1972” (un material que estuvo visibilizando durante el II Festival de Novela Negra de Vallekas).

El sitio web que lleva su nombre y las redes sociales son espacios ideales para saber más acerca de ella y poder contactar a esta exponente del ámbito literario que en esta oportunidad consigue visibilidad en Poemas del Alma gracias al cuestionario breve que, gentilmente, ha aceptado responder a distancia.

¿Cuál es el libro (propio o ajeno) que mejor te define hoy en día? ¿Razones?
– Me parezco un poco a la Nina de mi novela homónima. Pero el libro que más me define, porque tiene mucho de autobiográfico es «Dinos dónde estás y vamos a buscarte».
Si “Barrio 1972” no fuera de tu autoría, ¿sentirías atracción o interés por esta novela? ¿Motivos?
– Sí. Nunca escribo nada que no me interese.Y menos aún una novela, sería una tortura dedicarle tanto tiempo y esfuerzo. ¿Razones? Me gusta ese personaje colectivo, el barrio entero; la trama, y la vida que comparten.
¿A manos de quién, y por qué, te gustaría que llegue un ejemplar de “Dinos dónde estás y vamos a buscarte”?
– Ya se lo hice llegar a mucha gente. Ahora se me ocurre que cualquiera que esté cerca de la radicalización. No digo solo yihadista. Tambien política, deportiva o personal. Cualquiera que piense que la venganza o la violencia solucionan algo.
¿Qué enseñanzas te va dejando tu producción a medida que vas alimentándola con publicaciones de distintos estilos?
– Que emoción y sobriedad expresiva van muy bien de la mano. Y la intriga junto a la crítica social y a la verosimilitud. Cada vez me gusta más mezclar géneros. Aunque prevalece siempre el espíritu crítico.
De acuerdo a tu opinión, ¿de qué manera el avance de la tecnología beneficia al ámbito literario?
– Es un enorme beneficio la expansión del conocimiento. Jamás hemos tenido tan a mano tanta información de toda índole. Incluido el ámbito literario. Recuerdo mis horas de biblioteca para investigar lo que ahora está a mi disposición en unos segundos.

En Poemas del Alma

Vigésimo aniversario del 11-M

En los aniversarios redondos, décimo, quince o veinte, por nuestra propia y triste experiencia, se evidencia que las víctimas del 11-M tenemos más impacto mediático.

Lo cierto es que nos pasa factura emocional, pero también que lo soportamos todo porque queremos memoria, justicia y reparación. Aunque resulte difícil. En mi caso, he tenido que recurrir a tranquilizantes porque la ansiedad, si no lo hago así, se hace continua, de día y de noche. Lo cierto es que parezco serena y hablo con soltura y precisión, pero más tarde, en casa, el cansancio y el malestar anímico me noquean.

Ya pasó en 2019, cuando publiqué Dinos dónde estás y vamos a buscarte, pero no me acostumbro. Esta vez, además, todo ha sido más apretado en el tiempo. Y en una semana he hablado con periodistas de Tele5, Antena3, RNE, RTVE, eldiario.es y El Correo Vasco. He asistido a una tertulia jurídica y a presentaciones del libro de V. Sampedro. He colaborado en una mesa redonda en la Unversidad Carlos III de Madrid y he viajado hasta Sevilla para dar una charla en un colegio de allí.

Pronto daré otras dos en sendos institutos toledanos. Y mañana será el memorial de nuestra ciudad, Getafe, en honor a este veinte aniversario. No me quejo. Necesitamos que no se nos olvide. Y, sobre todo, que no se vuelvan a contar los bulos de siempre.

Porque espero de todo corazón que se hayan enterrado para siempre las teorías conspiranoicas. Han contribuido a ello dos documentales de Netflix y de Amazon Prime, un especial doble de Jordi Évole y varios libros. Quiero citar en primer puesto a F. Reinares, el experto que lleva toda la vida investigando el terrorismo y que tanto ha aportado a entender por qué y quiénes pensaron y perpetraron los atentados del 11 de marzo: Matadlos, 11-M La venganza de Al Qaeda, y el recientísimo 11-M. Pudo evitarse.

Contribuyen a la causa, además de multitud de artículos de opinión, dos libros más que acaban de salir también. De, el entonces director de El País, Jesús Ceberio: La llamada. La mentira del 11-M, Aznar quería que fuera ETA. Y de Víctor Sampedro Blanco Voces del 11-M: víctimas de la mentira.

Supongo que seguirán existiendo locos, o aprovechados, que continuarán diciendo estupideces. Pero ya en su burbuja de negacionistas de temas variados, simples nerds de sus manías.

Lo que va a costar es que la gente deje de pensar que «algo raro» pasó y no se ha contado. Eso ha conseguido la propaganda machacona. Malditos sean los que la propagaron y mantuvieron tanto tiempo.

Entrevista BARRIO 1972 en labocadellibro.es

P.- ¿De qué trata Barrio 1972?

Es una novela de memoria social, que muestra a una barriada ficticia como personaje colectivo y como paradigma de los barrios obreros de Madrid en los últimos años del franquismo. Es, también, una novela negra y policíaca.

»La  colonia de La Metalúrgica se llama así por su cercanía a una planta industrial de fundición y mecanizados metálicos. En 1972, cuando se sitúa la historia, la mayoría de sus habitantes varones trabajan allí, por lo que una explosión inesperada provoca el pánico del barrio entero. Todos se preguntan con angustia si hay víctimas o solo daños materiales en la enorme planta industrial. Y dónde están los seres queridos que no aparecen.

»El inspector Mena, vecino del barrio, tendrá que resolver dos casos a la vez y vivir con ellos treinta y seis horas de frenética investigación.

Continuar leyendo

Entrevista BARRIO 1972 queleerhoy.com

«Barrio 1972» parece sumergir a los lectores en una época y lugar históricamente significativos. ¿Qué te llevó a elegir el contexto del franquismo en España como telón de fondo para tu novela costumbrista?

En Barrio 1972 exploro la vida cotidiana en los primeros setenta, cuando todavía eran patentes las costumbres de los lugares de origen de sus habitantes. Describo una barriada ficticia, que intenta ser paradigma de las que surgieron en los suburbios de las grandes ciudades durante el llamado desarrollismo franquista. No hay ningún hecho histórico significativo de esa fecha concreta, pero sí un intento de reflejar cómo se vivía entonces en los núcleos poblacionales  que Madrid se anexionó en los cincuenta. No hace tanto, por cierto. Esas colonias, esos barrios, aún existen, aunque han cambiado sus habitantes y sus problemáticas. Pretendo una novela ágil y entretenida, con su intriga policíaca, pero también, a la vez, una reflexión crítica de nuestros orígenes sociales.

Continuar leyendo