«Dinos dónde estás y vamos a buscarte» en la Universidad C3M

En la foto se ve muy bien. Estoy en un aula y explico qué pasó (los alumnos eran muy jóvenes, apenas unos niños, en 2004, necesitan una exposición de los hechos). Ellos me dicen que soy fuerte por contarlo con serenidad. Ojalá fuera tan fácil. Porque luego, esa misma noche,  me costará atrapar el sueño. Y daré mil vueltas y me levantaré con la espalda contracturada.

Nunca es tan sencillo como parece, pero siempre sigo adelante. Por Rodrigo.

Como en el IES La Senda, no hubo venta de libros. No es mi objetivo primordial, aunque quiera que se extienda el escrito por dejar, negro sobre blanco, testimonio digno de lo sucedido, el relato oral también me vale. Es el boca a boca, el contacto directo de las nuevas generaciones. Les pido mayor sensibilidad y conciencia democrática para tratar estos asuntos, que no se nos use a las víctimas como arma política. Confío en que mejorarán el país en ese sentido.

Ojalá sirva.

Varios lectores, amigos y desconocidos, me han dicho ya que el libro les cambió la perspectiva de las cosas. Me alegro mucho. Eso significa que se está cumpliendo su propósito.

Deja un comentario